QUESOS

Ofrecemos una amplia variedad de quesos de cabra y oveja de alta calidad. Desde el queso de cabra fresco y suave hasta el queso de cabra intenso y el queso puro de oveja madurado, tenemos algo para todos los gustos.

Nuestro queso de cabra intenso se elabora con leche de cabra rica y cremosa que se madura durante varios meses para lograr un sabor fuerte y profundo que combina perfectamente con platos de sabor intenso.

El queso puro de oveja, por otro lado, es conocido por su sabor dulce y mantecoso, que se intensifica a medida que se cura. Tanto el queso de cabra intenso como el de oveja son excelentes opciones para aperitivos, platos de queso fundido, ensaladas y más.

Explore nuestra selección para encontrar el queso perfecto para sus necesidades culinarias.

Mostrando los 3 resultados

Tipos de Quesos

Hay muchos tipos diferentes de quesos, cada uno con su propio sabor y textura distintivos. A continuación, se presentan algunas de las clases de quesos más populares:

1. Queso Cheddar

El queso cheddar es un tipo de queso duro originario de Inglaterra. Es uno de los quesos más populares del mundo y es conocido por su sabor fuerte y picante. El queso cheddar se produce en una amplia variedad de sabores, desde suave hasta fuerte, y se utiliza a menudo en la preparación de sándwiches y platos de queso fundido.

2. Queso Azul

El queso azul es un tipo de queso que se caracteriza por sus vetas de moho azul-verde. Este queso tiene un sabor fuerte y salado y se utiliza a menudo en ensaladas y salsas. Los ejemplos comunes de queso azul incluyen el Roquefort, el Gorgonzola y el Stilton.

3. Queso Brie

El queso Brie es un queso blando y cremoso originario de Francia. Tiene un sabor suave y mantecoso y se utiliza a menudo en platos de queso fundido y en postres. El queso Brie se sirve comúnmente con frutas, nueces y pan.

4. Queso Parmesano

El queso Parmesano es un queso duro y salado originario de Italia. Es conocido por su sabor intenso y se utiliza a menudo rallado sobre platos de pasta y sopas. El queso Parmesano también se utiliza a menudo en platos de queso fundido.

5. Queso Feta

El queso Feta es un queso blando y salado originario de Grecia. Tiene un sabor ácido y se utiliza a menudo en ensaladas y platos de queso fundido. El queso Feta se elabora con leche de cabra u oveja y se caracteriza por su textura húmeda y desmenuzable.

6. Queso Mozzarella

El queso Mozzarella es un queso blanco y suave originario de Italia. Tiene un sabor suave y cremoso y se utiliza a menudo en pizzas y ensaladas. El queso Mozzarella se caracteriza por su textura elástica y se elabora con leche de vaca.

7. Queso Chèvre

El queso Chèvre es un queso blando y cremoso elaborado con leche de cabra. Tiene un sabor ligeramente ácido y se utiliza a menudo en ensaladas y platos de queso fundido. El queso Chèvre también se puede servir solo o con pan y frutas.

Beneficios del consumo del Queso

Rico en proteínas y calcio

Tanto el queso de cabra como el queso de oveja son ricos en proteínas y calcio. La proteína es esencial para la construcción y reparación de tejidos, mientras que el calcio es necesario para la salud ósea. Una porción de 28 gramos de queso de cabra contiene aproximadamente 6 gramos de proteína y el mismo tamaño de porción de queso de oveja contiene alrededor de 7 gramos de proteína. Además, el queso de oveja es una fuente particularmente buena de calcio, con una porción de 28 gramos que proporciona alrededor del 20% de la ingesta diaria recomendada.

Menor contenido de lactosa

El queso de cabra y el queso de oveja son opciones populares para aquellos que son intolerantes a la lactosa o que tienen sensibilidad a la leche de vaca. Esto se debe a que ambos tipos de queso tienen un contenido de lactosa significativamente menor que la leche de vaca y, por lo tanto, pueden ser más fáciles de digerir. El queso de cabra y el queso de oveja también contienen diferentes tipos de proteínas y grasas que pueden ser más tolerables para algunas personas.

Más bajo en calorías y grasas saturadas

El queso de cabra y el queso de oveja tienen una cantidad relativamente baja de calorías en comparación con otros tipos de queso, como el queso cheddar. Una porción de 28 gramos de queso de cabra contiene alrededor de 80 calorías, mientras que la misma porción de queso de oveja contiene alrededor de 100 calorías. Además, ambos tipos de queso son relativamente bajos en grasas saturadas, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Contiene vitaminas y minerales importantes

El queso de cabra y el queso de oveja también son ricos en vitaminas y minerales esenciales. El queso de cabra es una buena fuente de vitamina B12, que es necesaria para la producción de glóbulos rojos y para mantener la salud del sistema nervioso. El queso de oveja, por otro lado, es rico en zinc, que es necesario para el sistema inmunológico y la salud de la piel. Ambos tipos de queso también son una buena fuente de vitamina A, que es esencial para la salud ocular.

Beneficioso para la salud del cerebro

El queso de cabra y el queso de oveja también pueden ser beneficiosos para la salud del cerebro. Ambos tipos de queso son ricos en ácido linoleico conjugado (CLA), que ha demostrado tener propiedades antioxidantes y antiinflamatorias en estudios con animales. Además, el queso de cabra contiene una forma especial de ácido graso llamada ácido butírico, que ha demostrado mejorar la función cognitiva y reducir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas.

Puede mejorar la digestión

Hay algunos estudios que sugieren que el queso puede tener efectos beneficiosos en la digestión. Por ejemplo, el queso es rico en calcio, un mineral que es esencial para la salud ósea y que también puede ayudar a regular el tránsito intestinal. Además, el queso es una fuente de probióticos naturales, que son microorganismos beneficiosos que pueden mejorar la salud intestinal al equilibrar la flora bacteriana en el intestino.

Además, algunos tipos de queso, como el queso azul y el queso de cabra, contienen enzimas que pueden ayudar a descomponer las proteínas y las grasas en los alimentos, lo que puede facilitar la digestión. También se ha demostrado que el queso contiene péptidos opioides, que son compuestos que se unen a los receptores opioides en el tracto gastrointestinal y pueden mejorar la motilidad intestinal y aliviar el estreñimiento.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el queso también es alto en grasas y calorías, por lo que se recomienda consumirlo con moderación. Además, algunas personas pueden ser intolerantes a la lactosa o alérgicas al queso, por lo que es importante hablar con un profesional de la salud si se experimenta algún síntoma de intolerancia o alergia después de comer queso. En general, si se consume con moderación como parte de una dieta equilibrada, el queso puede ser una adición saludable y deliciosa a su dieta.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00 
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad